CREA TU AMULETO BAJO LA LUNA LLENA

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Luna, Rituales
Sabemos que las fases lunares son muy importantes para realizar hechizos y rituales. Por ello, vamos a intentar aprovechar la influencia de la Diosa Luna, fértil y bella, para realizarnos un amuleto.
 
La noche de luna llena, cortaremos tres margaritas (si las habéis comprado, separad tres del resto del ramo) y, a la luz de la luna, visualizaremos el deseo más importante que tengamos.
 
Sólo podemos pedir un deseo que nos volverá multiplicado por tres. A menudo, un deseo, encierra todos los deseos. Una vez segur@s de lo que queremos pedir para que nuestra existencia sea más completa, nos relajaremos.
 
Nos sentaremos en nuestro jardín, patio, terraza o cerca de nuestra ventana y con la mano izquierda, la del corazón, sostendremos las margaritas.
 
Con mucho cuidado, con todo lujo de detalles y mucha concentración, expresaremos nuestro deseo y cerrando los ojos notaremos la vibración de nuestras palabras, la de la Luna y la de la flor.
 
En un momento determinado, surgirá un juego de flujo de energías y seremos Uno con el Universo. Para sentir esa magia tendremos que mantener una menta abierta a cualquier suceso que pueda acontecer mientras preparamos las flores o una vez que usemos el amuleto.
 
Respiraremos profundamente y permaneceremos tanto tiempo como queramos en nuestra visualización del deseo. Ofreceremos una flor a la Luna, otra a la Madre Tierra y la tercera será nuestro testigo.
 
Dejaremos las otras dos encima de una superficie bañada por la luz de la luna llena y con la tercera margarita, expresaremos concisamente nuestro deseo. Una sola palabra. La repetiremos tantas veces como sintamos que lo debemos hacer.
 
Daremos gracias, seguiremos respirando profundamente y poco a poco, muy lentamente, nos retiraremos, dejando las tres flores descansar a la mágica luz lunar, muy lentamente, con la certeza de que nuestro deseo se va a cumplir.
 
A la mañana siguiente, acariciaremos los pétalos,y repitiendo, como un mantra, nuestro deseo.
 
Dejaremos que las flores se sequen a la luz del sol mientras nos hacemos con una pequeña bolsita de unos cuatro cms. x cuatro cms. La podéis realizar en casa con un pedacito de tela de algodón blanca o colores pálidos (preferiblemente) o comprarla en una tienda (las hay en las tiendas dedicadas al esoterismo).
 
Una vez los pétalos estén secos, los recogeremos y los tendremos entre las manos, sin apretar (ya que entonces se nos romperían), dándoles todo nuestro amor y recordando nuestro deseo sin ego.
 
El deseo debe ser real y no perjudicar a nadie pero, sin embargo, debemos asumir que si no se nos ha cumplido es porque no estábamos preparados para recibirlo. Colocaremos los pétalos dentro de la bolsita, uno por uno, y el resto de la flor, lo enterraremos en la tierra, siempre en actitud de agradecimiento, en un tiesto o maceta.
 
Dentro de la bolsita, añadiremos siete granos de arroz, un poquito de azafrán, ruda, romero, un pedacito de canela en rama, pimienta negra en grano y perejil en polvo.
 
Escribiremos en un papel muy pequeño, con el color que nos guste más, nuestro nombre completo y nuestro deseo en una palabra. Doblaremos el papel en forma de acordeón y lo añadiremos a nuestra mezcla.
 
Cerraremos el saco con tres nudos mientras recordamos nuestra necesidad y la pronunciamos en voz alta. Meditaremos unos instantes y diremos “Que así sea y así se cumpla”.
 
En un extremo del saco, añadiremos un pequeño cascabel. Y ya tenemos nuestro amuleto. Lo llevaremos en el bolso, en el bolsillo o cerca del corazón y cada vez que suene el cascabel, sabremos que estamos en comunión con el Universo y que no existen fronteras para alcanzar nuestro sueño que, desde el momento que lo hemos pronunciado, ha empezado a realizarse.
 
Obviamente, nos propondremos conseguirlo pensando en positivo y actuando.
 
Una vez, pasado el tiempo y estando nuestro deseo ya cumplido, le explicaremos el ritual a otra persona que necesite ayuda y quemaremos, una noche de luna nueva, nuestro amuleto con esencia de rosas si somos mujeres y esencia de lavanda, si somos hombres.
 
Las cenizas las colocaremos bajo tierra y dedicaremos unos momentos de oración o de meditación para recordar este tiempo mágico en que nos hemos entregado a nuestro sueño y hemos vivido la Magia.

Si necesitas saber tu futuro, si tienes dudas, consulta con la tarotista y vidente más reconocida a nivel internacional. Y no olvides que siempre vas a hablar conmigo, que no te atenderá ningún gabinete. Doy a mis clientes trato exclusivo y alta videncia.

Isabel Silva.   938184157

Magia Lunar: Aprovéchate de la energía de la Luna

Publicada en Publicada en Luna

Descubre cuáles son las fases lunares propicias para atraer amor, salud, belleza, dinero o cualquier otra cosa que requieras. Aprovecha los cambios lumínicos de nuestro satélite y extrae de ellos sus diferentes energías. Su influencia en nuestra vida doméstica yprofesional te asombrará.

 

La influencia de la Luna sobre nuestras vidas ha sido intuida desde los albores del tiempo. La imaginación humana ha urdido explicaciones fantásticas para sus cambios lumínicos, asociados por lo general a los ciclos de nacimiento y muerte. Una de las mitologías más antiguas, la brahmánica, procedente de la India, considera al satélite como el reino de los muertos, mientras que en Mesopotamia se creía que el calor de la Luna, más que el del Sol, era el responsable del crecimiento de las semillas y de las plantas. La civilización griega, cuna de los pueblos mediterráneos, veneraba estos aspectos en la triple diosa, figura constituida por la virgen cazadora Artemisa, cuyo arco simboliza la Luna creciente o nueva, Selene, la Luna llena o madura, y Hécate, la Luna menguante y oscura. Esta última era también representada con tres cuerpos o tres cabezas en alusión a esta trinidad cambiante. Se la veneraba por su doble función, como diosa de los partos y mensajera de la muerte. Y tanto ella como otras diosas lunares, Isis (Egipto), Isthar (Mesopotamia), Astarté (Fenicia), Diana (Roma) o Freya (Germania), fueron reverenciadas como patronas de las artes de encantamiento, dada la influencia que se atribuía a las fases lunares sobre los hechizos.

Esta creencia antiquísima fue recogida en el siglo VII a.C. por el poeta griego Hesiodo, quien elaboró una lista sobre el momento propicio del mes lunar para las faenas agrícolas y ganaderas. El catálogo  idades era amplio: esquilar ovejas, castrar carneros, talar árboles, arrancar plantas medicinales y sembrar. Otros personajes célebres, como los médicos Hipócrates y Galeno, se atenían a los ciclos lunares en sus diagnósticos y tratamientos. Te invitamos aquí a observar las fases lunares y te proponemos realizar durante ellas algunas prácticas para comprobar si las tradiciones antiguas están o no equivocadas. O si, como sostienen los seguidores de la religión wicca, heredera de las prácticas paganas, es cierto que un hechizo programado en la fase lunar idónea para su finalidad tiene mayores posibilidades de cumplirse que aquellos que no lo están.

FASES DE LA LUNA: ¿CUÁNTO DURA CADA UNA?

La Luna tiene cuatro fases: Luna nueva (visibilidad nula), cuarto creciente, Luna llena (cien por cien de su vis

ibilidad) y cuarto menguante. Con fines prácticos se dividen en cuatro ciclos de siete días cada uno, aunque la Luna nueva y la Luna llena solo permanecen como tales tres días.

Luna-nuevaLUNA NUEVA O NEGRA: MEDITACIÓN

Esta fase marca el inicio de un nuevo mes lunar de 29 días aproximadamente. La Luna se encuentra entre el Sol y la Tierra y muestra a esta su cara no iluminada, por lo que no es visible.

Hechizo: En la Antigüedad, durante los tres días en que la Luna es totalmente invisible, se depositaba en los cruces de caminos una ofrenda de frutos secos o flores blancas a la diosa Hécate para que esta concediera protección y sabiduría. Con este objetivo puedes colocar un ramo de claveles blancos en un lugar de paso de tu casa. Pero mientras se lleve a cabo esta parte del ciclo no es aconsejable realizar ningún tipo de hechizo. Dedica estos días simplemente a la reflexión y a la relajación, sin forzar ningún acontecimiento a tu alrededor. En todo caso puedes intentar tener sueños reveladores. Para ello haz alguna pregunta antes de irte a dormir. Escríbela con claridad en un papel y ponlo debajo de la almohada. Si la cuestión es crucial para tu vida la respuesta aparecerá durante la noche.

Prácticas: Reflexiona sobre las cosas que deseas comenzar a hacer el próximo mes, pero no apresures su inicio. El momento solo es bueno para curas depurativas. Realiza una de tres días a base de zumo de frutas o de caldos vegetales. Si tienes alguna planta enferma trátala ahora, pues estará más receptiva. O siembra flores de tallos subterráneos como los lirios, ya que crecerán más deprisa.

CUARTO CRECIENTE: REGENERACIÓN

Cuarto-crecienteDurante estos siete días el porcentaje de luz es del cincuenta por ciento.

Hechizo: Días propicios para atraer la prosperidad, el trabajo o las ventas, así como para realizar hechizos de pasión sexual. Para los asuntos materiales será mejor operar durante el primer cuarto creciente. Al atardecer de la primera noche pon en la ventana un recipiente con agua en la que hayas sumergido una piedra de Luna, un ojo de tigre y una malaquita. Retíralo al alba. Luego utiliza el agua así consagrada para poner en ella un ramo de laurel, árbol asociado a las sacerdotisas de Hécate. Enciende cada tarde junto al ramo una vela verde y pon en un cuenco una moneda. Al terminar esta fase entrega todas las monedas reunidas al primer pobre que encuentres. La magia lunar otorgará perseverancia y generosidad. Guarda las piedras para repetir el hechizo el próximo mes.

Sin embargo, si lo que quieres es asegurarte la llegada de un amor a tu vida, opera durante el segundo cuarto creciente. Haz lo mismo pero esta vez pon en el agua una piedra de Luna, una amatista y un cuarzo rosa. Deja el recipiente una sola noche y luego utiliza el agua para poner en ella un ramo de rosas rojas. Cada tarde enciende una vela rosa. Al finalizar toma 14 pétalos de rosa (siete por ti y siete por tu futuro amor o por la persona que deseas atraer) y ponlos juntos en un sobre con dos corazones. Después, guárdalo en una caja plateada o blanca. Repite la operación al mes siguiente.

Prácticas: Inicia ahora un nuevo trabajo o proyecto. Si te hayas con las fuerzas disminuidas convendrá que acudas a un nutricionista para que te recete vitaminas, minerales y otros suplementos con el fin de fortalecerte. Córtate el pelo y las uñas, si deseas que crezcan más deprisa. Apúntate a un gimnasio. Múdate de casa, estrena un coche, o encarga un electrodoméstico. Pero no pretendas curarte ahora de ninguna afección provocada por un exceso de toxinas o de bebida. La convalecencia será larga. No sanarás del todo hasta el próximo ciclo. Durante el segundo cuarto creciente tu estado de ánimo se verá alterado por la inquietud o por el nerviosismo, así que estarán indicados los ejercicios de relajación.

LUNA LLENA: PLENITUD

Luna-llenaEste período es de siete días, pero el plenilunio, con un porcentaje de superficie lunar iluminada del cien por cien, solo dura tres días.

Hechizo: Muy favorable para culminar todo lo iniciado en la fase anterior: dar a luz, declararse a un amor, exponer ideas en el trabajo, iniciar una relación o casarse. Los días más óptimos para cualquier hechizo serán los dos anteriores al plenilunio y los dos posteriores.

Si quieres que tu matrimonio sea feliz, expón los anillos de boda a la luz de la Luna llena durante toda una noche. Para asegurar la fidelidad y la duración deberás poner al atardecer un recipiente de cristal con una piedra de Luna y dos granates y luego rociar el dormitorio o la cama con tus dedos mojados en esta agua. Sin embargo, si lo que deseas es realizar un ritual de fertilidad o belleza, báñate en agua expuesta al influjo lunar con una piedra de Luna y un jaspe. Para atraer la protección lunar ofrece ese día a la Luna un ramo de siete rosas blancas. Guarda los pétalos con un caramelo de miel en un sobre blanco y este a su vez en una caja plateada o blanca. Renueva el hechizo cada mes.

Prácticas: Momento propicio para dar a conocer tus decisiones importantes, declararse a la persona amada, exponer tus sentimientos y organizar una cena romántica. La Luna llena aumenta la intuición, por lo que estos días serán también muy favorables para consultar a videntes o tener sueños proféticos. No será propicio, en cambio, para iniciar una medicación o una dieta alimenticia. Y tampoco para ir de compras, pues gastarás más de lo que habías planeado.

LUNA MENGUANTE: PURIFICACIÓN

Es la fase que se inicia tras los tres días posteriores al plenilunio. El porcentaje de iluminación vuelve a ser del cincuenta por ciento.

Hechizo: El primer cuarto de Luna menguante es muy propicio para hacer curas de estrés, retiros espirituales o reuniones con los amigos y la familia. Y sobre todo para purificar tu cuerpo y tu casa de energías negativas. Con ese fin pon en un tarro de cristal agua, sal, una piedra de Luna y un cuarzo blanco. Deja el recipiente en la ventana desde el atardecer hasta la mañana siguiente, moja los dedos de tu mano derecha en esta agua y rocía con ella cada rincón de tu casa y detrás de las puertas, con la intención de que la negatividad se vaya. Hazlo en sentido contrario a las agujas del reloj. Conserva un poco para mezclar con más agua y lavar con ella tus manos hasta los codos, tus ojos, tus oídos, tu nariz y tu cuello. Por último, arroja unas gotas sobre tu cabeza y sobre tus pies. Al realizar el ritual siente que el agua te protegerá de toda emoción negativa y te ayuda a liberarte de ataduras dañinas. O que favorece la curación de dolores crónicos. Durante el segundo cuarto pueden darse malentendidos en la convivencia o relación de pareja. Para evitar conflictos sentimentales ofrece a la Luna un ramo de claveles rosas. Cada atardecer enciende junto a este ramo un incienso de sándalo y una vela naranja. De ese modo potenciarás la armonía en el hogar.

Prácticas: Los días de Luna menguante son propicios para eliminar líquidos, grasas y toxinas y, por tanto, para comenzar una dieta y adelgazar, realizar un tratamiento de cutis o cortarse el pelo o las uñas que crecerán más despacio pero más fuertes. También para dar paseos solitarios y meditar, y encontrar soluciones intuitivas o sanear la casa a fondo, ya que hay menos humedad en el aire y eso favorece la limpieza de tapicerías, alfombras, suelos de madera, cortinas, etc. Los alimentos congelados en estos días y las pócimas con hierbas se conservarán más tiempo.

 Rituales

Coge una hoja de laurel y pon la punta en contacto con la llama

Ritual de la luna positiva

Este es uno de los rituales que nos ayudará a alejar los problemas y las energías negativas de nuestro entorno. Es aconsejable realizarlo si estamos pasando por un mal momento, creemos que somos víctimas de un mal de ojo o si pensamos que alguien está deseándonos el mal. Antes de empezar con el ritual debemos tener a mano una hoja de laurel, una vela blanca, un poco de aceite de oliva y sal.

Para empezar el rito crearemos un pequeño círculo con la sal en el suelo, y nosotros nos colocaremos de rodillas frente a este círculo. Es indiferente si se realiza en el interior o en el exterior del hogar, siempre y cuando se tenga cuidado ya que estamos manejando fuego.

Una vez cerrado el círculo, colocaremos la vela blanca en el centro exacto y la encenderemos con una cerilla. Es importante dejar que la cerilla se apague sola, sin necesidad de que soplemos o la movamos con nuestras manos. Una vez la cerilla de haya apagado, cogeremos la hoja de laurel por la ramita y pondremos la punta de la hoja en contacto con la llama. Es importante que la hoja de laurel esté seca, como las que utilizamos para cocinar.

Mientras la hoja de laurel esté en contacto con el fuego diremos las siguiente palabras «Que el poder de la luna llena aleje a los malos espíritus de mí. Que el poder del laurel aleje las energías negativas de mí. Luna, acógeme en tu luz, dame tu energía, dame fuerzas para seguir». Si la hoja de laurel está prendida, apágala soplando y apártala.

 

Son muchos los ritos que han llegado hasta nuestros tiempos dedicados a la luna llena

Una vez hayamos dicho estas palabras en voz alta, mojaremos nuestro dedo índice de la mano derecha en el aceite y crearemos un nuevo círculo con él. Esta vez el círculo será más pequeño y tendrá el mismo centro que el círculo de sal, por lo que quedará dentro de éste. Mientras hacemos esto, decimos las siguientes palabras «Con este aceite sello estas palabras y cierro el círculo, para que se cumpla mi deseo y vengan a mí las energías positivas».

Una vez hecho esto, podemos apagar la vela. El ritual habrá finalizado y con el paso de los días notaremos cómo esas energías negativas se van alejando de nosotros. Si quieres, puedes guardar la hoja de laurel en tu bolsillo para llevarla siempre contigo y que el ritual sea más efectivo.

Si necesitas saber tu futuro, si tienes dudas, consulta con la tarotista y vidente más reconocida a nivel internacional. Y no olvides que siempre vas a hablar conmigo, que no te atenderá ningún gabinete. Doy a mis clientes trato exclusivo y alta videncia.

Isabel Silva.   938184157