Tipos de personalidad según tu mes de nacimiento: Enero

Publicada en Publicada en Astrología, Horóscopo

1 de Enero

Son autoritarios, valoran la organización y la estructura, y deben ser quienes mandan en el trabajo y el hogar. Suelen ser estudiosos y aprecian enormemente la educación. Además, son firmes en sus convicciones.

Sin embargo, a la hora de satisfacer sus ambiciones, los principios de estos individuos interfieren.

Aunque deseen escalar hasta la cima, son demasiado leales, honestos y nobles para conseguirlo.

Por valorar tanto las estructuras a menudo se encasillan ellos mismos en su propia ortodoxia cuando siguen las normas a rajatabla.

Más aún, su umbral de tolerancia a la frustración es bajo y es ahí donde se pone de manifiesto su naturaleza subyacente, altamente emocional.

Muchos elementos de la personalidad de los nacidos este día no sólo son complejos, sino que además parecen contradictorios.

Por ejemplo, suelen ser muy responsables, pero a veces aceptan más responsabilidad de la que pueden asumir, son emocionales, pero sus emociones pueden ser tan intensas que les resulte imposible expresarlas.

Pueden ser liberales en sus planteamientos, pero dan la impresión de ser conservadores, incluso reaccionarios.

Por encima de todo, experimentan tremendas luchas internas en las que se ven hostigados por fuerzas que escapan a su control.

Profesionalmente es de extrema importancia para estos individuos detenerse en algún momento de su vida y preguntarse seriamente hasta dónde pretenden ascender en el terreno que han elegido.

A continuación, tras enumerar exhaustivamente sus puntos fuertes y débiles, deben evaluar de forma realista sus posibilidades de éxito y fijarse metas consecuentes.

Siempre que sea posible deben definir claramente sus objetivos a corto y largo plazo, así como el calendario previsto, y atenerse a ellos.

Si deciden aspirar a lo más alto, deben estar completamente seguros de que poseen suficiente resistencia al estrés, paciencia y control emocional para llegar hasta allí.

Una desventaja para casi todos los nacidos el I de enero es su extrema sensibilidad, que los vuelve impacientes e incómodos como subordinados. Al interactuar con sus amigos o dirigir a otros, en especial en calidad de maestros, pueden ser encantadores, apreciados y eficaces. Sin embargo, si sus previsiones profesionales incluyen trepar por el escalafón o actuar en un terreno muy competitivo y despiadado, deben endurecerse realmente y de paso desarrollar toda una nueva serie de resortes que pocos pueden accionar. Si lo consiguen, sus esfuerzos no se verán obstaculizados con tanta facilidad por sus reacciones emocionales.

Por encima de todo, es importante que estos individuos no ejerzan tanta presión sobre sí mismos y sobre los demás, o que no obliguen a nadie a ir tan deprisa. Deben tener especial cuidado para que sus elevadas expectativas no acaben inevitablemente en profundas decepciones. Aunque se consideren prácticos y pragmáticos, deben aceptar que también ellos tienen sueños románticos y una lógica necesidad de cumplirlos. Así, una imagen de sí mismos acorde a su profundidad y complejidad emocional será la clave de su felicidad y su éxito.

2 de Enero

Son tan serios que se exigen demasiado a sí mismos. Básicamente a causa de sus haremos extremadamente rigurosos, su intensa motivación y cierto grado saludable de inseguridad respecto a su verdadera valía se creen en la obligación de demostrar que son capaces de todo. Una y otra vez asumen responsabilidades insoportables o se obligan a escalar cimas aparentemente inalcanzables, a veces con fechas límite imposibles.

Pero parece irles bien estar sometidos voluntariamente a esta clase de presión. Aunque nadie les imponga demasiadas normas externas, los nacidos este día quizá se nieguen a reducir su apretado paso. Puede decirse que los adictos al trabajo y las personalidades obsesivo-compulsivas nacen este día. Incluso los más relajados por temperamento aceptan a menudo pesadas responsabilidades, como una familia numerosa, el mantenimiento de más de una casa o finca, o proponerse ambiciosos proyectos a largo plazo.

Estos individuos no tienen que trabajar solos. Resultan excelentes miembros de un equipo, capaces de cumplir con sus compromisos año tras año al pie de la letra. Del mismo modo, la jubilación no está hecha para ellos, ya que significa disponer de tiempo sobrante. Por otra parte, están admirablemente bien dotados para el trabajo creativo o el autoempleo, que les exige elaborar su propio programa y trazar sus propios planes. Más que verdaderamente innovadores, son artesanos perfeccionistas que ofrecen los mejores productos y servicios que pueden.

Aunque son muy imaginativos, se desenvuelven mejor en actividades tangibles y con límites claros donde su propia finalidad esté bien definida. Raramente o nunca intentan falsificar algo que se saben incapaces de hacer, ni tratan de dar la impresión de que su trabajo es mejor de lo que es en realidad. Por otra parte, al ser tan críticos consigo mismos quizá no obtengan el placer suficiente de sus propios logros.

A los nacidos el 2 de enero hay que animarlos para que se tomen tiempo libre y olviden el trabajo, sean menos serios y se diviertan más. Normalmente es posible que su familia y sus amigos los persuadan para ello. Sin embargo, los que se separan de sus seres queridos pueden aislarse cada vez más con el paso de los años. El peligro es que pierdan el contacto con la realidad por mantener sólo el mínimo trato social. También existe la posibilidad de que manifiesten tendencias sociopáticas que justifiquen todos sus actos, por egoístas o antisociales que sean. Así, es crucial que estos individuos mantengan vivos y activos sus instintos humanos y sociales.

Los nacidos este día no deben dejarse llevar por su propio sentido del poder. La clave es aprender a relativizar, a situar correctamente su yo profundo en relación al mundo y el universo.

3 de Enero

Se comprometen con una persona o un proyecto, lo hacen al cien por cien. Su compromiso con prácticamente cualquier actividad en la que participen es total, y raramente o nunca intentan retirarse o abandonar. Esto puede causarles problemas (y a aquellos con quienes se han comprometido) cuando las cosas no salen bien, ya que los nacidos este día no pueden o no quieren reconocer el fracaso.

Cuando todo va bien son las personas más fiables a las que encomendarles el trabajo: atentos, diligentes, entregados. No se aburren ni siquiera con las tareas más simples, principalmente porque tienen un marcado sentido del deber. No huyen de las responsabilidades .porque saben que hacerlo es cargar a otro con su trabajo, y eso no estaría bien.
Estos individuos son persuasivos y testarudos. En consecuencia, a quien quiera echarse atrás del acuerdo alcanzado con ellos puede costarle mucho o resultarle casi imposible retirarse. Los nacidos este día son capaces de ejercer una enorme presión sobre los demás para atraerlos a sus propuestas. Quizá empleen subterfugios para apretarles las tuercas sutilmente, o quizá el sentido del humor o directamente la seducción, ya que saben lo que le gusta a la gente. Sin embargo, en los negocios raramente se los acusa de aprovecharse de los demás para sus fines particulares, puesto que su fidelidad a la organización o la causa es irreprochable.
No les importa encontrarse en plena línea de fuego. Pueden volverse agresivos cuando se los desafía, pero en caso contrario evitan los enfrentamientos y en general son educados y amables. Su refinamiento es encantador, y se basa no sólo en conocimiento y sensibilidad, sino también en cierta dosis de sentido común. Buenos vividores, aficionados a lo bueno de la vida, demuestran características acusadamente terrestres. Suelen dar a otros la oportunidad de decidir si hacen las cosas de la manera agradable o desagradable, ¡pero vaya si las harán!
Gracias a su capacidad de persuasión y a su firme voluntad, los nacidos el 3 de enero pueden ser insoportables e imposibles en determinadas situaciones. La frustración de los que se relacionan con ellos puede salirse de toda escala de medida, y por ambas partes pueden empezar a cocerse odios muy destructivos.

Pero de hecho es más frecuente que sea el otro quien pierda los estribos. Los nacidos este día saben controlarse a la perfección, lo cual es en parte la razón de que salgan victoriosos en la mayoría de los enfrentamientos. Un ardid habitual en ellos es aparentar que ceden, mientras reúnen fuerzas para volver al combate en mejor ocasión. En realidad jamás se rinden cuando hay en juego algo que les importe realmente.
Deben cuidarse de ceder una parte demasiado grande de su individualidad a la labor común. Les conviene buscar una profesión que les permita estampar su sello personal en lo que hacen y compensar la libertad individual con el deber en una proporción adecuada. No deben olvidar las metas espirituales, ni sacrificarlas con la excusa del trabajo.

4 de Enero

Poseen un talento natural para resolver toda clase de problemas. Con frecuencia este don se basa en una habilidad técnica. Se especializan en analizar una situación y resumir lo que falla con un estilo llano y conciso. Al ser capaces de formular en voz alta lo que a los demás les cuesta visualizar o entender, hace que estos individuos estén muy buscados.
A menudo tienen habilidad práctica para hacer las cosas con el mínimo esfuerzo. Pero también tienen ideas imaginativas que además pueden ser de largo alcance. Sin embargo, su imaginación raramente es caprichosa, y en general está firmemente anclada en la realidad cotidiana. Así, son de los pocos afortunados que sueñan con proyectos que funcionan realmente. Los más evolucionados de los nacidos este día llevan a término sus ideas, desarrollando un proceso secuencial, desde la observación hasta la aplicación práctica, y en cuanto dominan su propio método pueden aplicarlo una y otra vez en el futuro.
Estos individuos son coleccionistas natos de toda clase de cosas, no sólo objetos físicos, sino también hechos y datos precisos. Les gusta rodearse de libros, herramientas, materiales y otros instrumentos útiles, de modo que estén siempre a mano cuando los necesitan. Son muy directos, y no se especializan en especulaciones ociosas. Disfrutan de la conversación en sentido social, pero debe tener algo significativo o intencionado para retener su interés mucho rato.
En general son personas muy organizadas. Pueden volver locos a los demás con su insistencia en el orden, cuando exigen claridad de ideas o una distribución adecuada de su entorno. Se diría que para entenderlo casi todo, incluyendo las emociones humanas, deben asimilarlo dentro de determinado marco formal. Debido a esta tendencia no coinciden con quienes prefieren guiarse por las emociones o la intuición.

Esto es particularmente cierto en las relaciones amorosas. De modo similar, aunque los nacidos el 4 de enero resultan excelentes padres y padrastros, también despiertan el resentimiento de sus hijos por su deseo de dominarlos y controlarlos. Deben recordar que no hay una sola manera correcta de vivir y que si no fueran tan estrictos con sus hijos y su pareja permitirían a los implicados ser más libres y más ellos mismos.
Por su forma de actuar tan característica, se suele reconocer a estos individuos un estilo propio. Son muy suyos, no sólo en sus ideas, sino también en su modo de vestir y en sus modales. Por eso quizá les resulte difícil obedecer órdenes demasiado tiempo, y aunque pueden ser excelentes trabajadores de equipo o valiosos miembros de una organización, la mayoría acaban por desear erigir su propio negocio o empresa. Si son artistas, artesanos o trabajadores por cuenta propia están lo bastante motivados para resultar enormemente productivos.

5 de Enero

La recuperación es un concepto central y recurrente en la vida de los nacidos el 5 de enero. No son de los que tardan mucho en volver a levantar cabeza, y tienen una sorprendente capacidad de revivir, superando de forma gradual o espectacular las situaciones desventajosas, tanto de tipo personal como social. En el sentido personal esto significa recobrarse de las enfermedades, las catástrofes o de la simple mala suerte; en el sentido social, recuperar la posición perdida o dirigir a un grupo hacia la reconquista de su merecido puesto.
Ni que decir tiene que los nacidos este día poseen una gran resistencia. Siempre se curan por completo de una herida o un accidente, pero aún más impresionante es su capacidad de recobrarse del rechazo o las decepciones emocionales. En última instancia, esto se debe a su sólida base de confianza en sí mismos y a su capacidad de olvidar el pasado y seguir adelante.
Esto no significa que sean personas superficiales para quienes las pérdidas carecen de importan. Por el contrario, son individuos muy comprometidos, y por lo tanto resulta aún más sorprendente que se recuperen de reveses que sin duda les hicieron sufrir hondamente. Parte de su fuerza reside en aceptar que no siempre se puede ganar.
Cuentan con recursos inmensos y saben cómo hacer que los demás den lo mejor de sí mismos. Esto es cierto en el seno familiar, en su círculo social y en su vida profesional. Así, son aptos para las tareas en grupo, como líderes cuando así pueden ejercer mejor su positiva influencia.
Sin embargo, deben guardarse de ser demasiado optimistas en sus planteamientos y de confiar demasiado en que cualquier dificultad puede solucionarse por medio de la razón. Debido a su jovialidad y a su espíritu positivo pueden pasar por alto los impulsos irracionales y subconscientes de sus semejantes, lo cual puede resultar muy perjudicial para su persona o para los grupos a los que pertenecen.
Otro problema de los nacidos el 5 de enero es que pueden volverse complacientes tras superar retos e incertidumbres y alcanzar la estabilidad en la vida. Es lógico y natural relajarse hasta cierto punto, pero no deben renunciar a la espontaneidad, la creatividad y el crecimiento espiritual por el camino. Los intereses personales a menudo significan cada vez menos para estos individuos a medida que envejecen, de tanto que llegan a identificarse por la causa que defienden. Sin embargo, en caso necesario deben reunir el valor suficiente para seguir los dictados de su corazón, aunque eso signifique abandonar la imagen de sí mismos que alimentaban o un papel cómodo.

6 de Enero

Comprobarlo todo es fundamental para los nacidos el 6 de enero, analizando o sondeando a los demás y a sí mismos para encontrar la verdad de una situación dada, ya sea metafísica o pragmática. Este impulso por encontrar el sentido se manifiesta de muchas maneras, desde la especulación filosófica hasta la búsqueda más básica del mejor modo de vivir.
Incluso los más materialistas de estos individuos suelen creer en una divinidad, fuerza de la naturaleza o espíritu universal. Para ellos, la existencia física por sí misma ya es una prueba de los prodigios de esa fuerza universal. Los más espirituales aspiran a encarnar lo intangible en su existencia cotidiana a través de la entrega, el amor, el deber y el sacrificio. Demuestran interés por todas las manifestaciones físicas del espíritu.

Su interés por el mundo no suele ser tan técnico como filosófico y poético. Pero aunque tienden a ser muy subjetivos, expresan ideas poco convencionales con gran claridad, de modo que los demás las entienden. Por lo tanto, al margen de su profesión a menudo son maestros en el verdadero sentido de la palabra.

Son individuos muy valientes, en absoluto reacios a enfrentarse al peligro. Reconocen el poder de las fuerzas oscuras, pero al mismo tiempo irradian una inocencia y una luz que ablanda los corazones más duros y se ganan a los escépticos más recalcitrantes. Son auténticos creyentes y su visión interior permanece inalterable a pesar de las pruebas más duras. No es exactamente que crean en sí mismos, sino en un poder mayor que ellos del que están imbuidos de algún modo.

Pueden surgir varias dificultades en las exploraciones de los nacidos este día. Quizá la más evidente sea que creerán ver pruebas de sus ideas por todas partes y llegarán a creer que todo lo que ocurre tiene un significado especial para ellos. Otra es que sientan una gran necesidad de contar con seguidores que los adoren por llevar la «luz» a los demás. Finalmente, quizá resulten ser demasiado exigentes para alguien que prefiera tomarse la vida menos a pecho y que no necesiten apenas que los «enseñen» o que sometan sus observaciones al proceso de verificación constante que exigen los nacidos el 6 de enero.

Por mucho que pueda decirse de los nacidos este día, sus reacciones son reales y sus opiniones, sinceras. Quizá parezcan poco realistas y dependientes, o simplemente sean despreciados por ingenuos, pero básicamente no cambian, ni siquiera cuando alcanzan la madurez. Pero conservando una actitud de asombro reverente están a menudo muy por delante de las críticas negativas que reciben. En su momento descubrirán, a través de la experiencia o del estudio, a qué les conviene más entregarse en esta vida.

7 de Enero

Los nacidos el 7 de enero se interesan a menudo por temas verdaderamente inusuales. Quizá esto se deba a que son personajes poco corrientes. Más que la mayoría de la gente, estos individuos abordan muchos aspectos de la vida cotidiana de una manera muy peculiar. Ya sea por su sentido de la ironía, su perspicacia en cuanto al carácter humano o sólo la capacidad de observar su entorno vital sin prejuicios, los nacidos este día ven muchas cosas que los demás pasan por alto.

No es probable que se sorprendan mucho por los puntos flacos y las peculiaridades de las personas que conocen, ni por la singularidad de cada experiencia o por los fenómenos naturales. Y no es porque estén ahitos de todo eso, ya que suelen seguir apreciando y aprendiendo de lo que la vida les ofrece.

Respecto a la gente, se dan cuenta de que incluso los individuos en apariencia más vulgares forman parte de la diversidad natural, el prodigio de la vida o las fantasías y los extraños sueños del inconsciente. En efecto, los nacidos este día comprenden cómo afectan estos temas a la conducta y los hábitos de los seres humanos. En cuanto a los fenómenos naturales, tienden a ver la interrelación de todas las cosas, y por lo tanto aceptan más fácilmente las coincidencias, los accidentes y los sucesos «inexplicables» con los que se tropiezan.

A menudo son personas muy nerviosas, que reaccionan intensamente a su ambiente. Pueden captar con rapidez la energía que les rodea, y en particular perciben con nitidez la negatividad. De hecho, los nacidos el 7 de enero quizá sean demasiado receptivos. Por eso es importante que se protejan de los elementos volátiles, extremados o perturbadores de su entorno. En este sentido tiende a irles mejor cuando tienen un trabajo fijo y su vida amorosa es estable.

Debido a que ven con tanta frecuencia lo inusual dentro de lo cotidiano, quizá no crean que lo «estrafalario» o «anormal» es una colección de entidades aisladas o extrañas, sino de hecho una parte integrante de la naturaleza y del hombre, el reverso del mundo considerado «normal». Sin embargo, al menos por razones prácticas deberían atenerse a las convenciones sociales y a la corriente general de las ideas y tendencias de su época.
También deberían recordar que aunque cada persona es una parte del prodigio de la vida, no todo el mundo es capaz de apreciarlo de una manera única, ni todo el mundo desea vivir intensamente. Por ello, los nacidos este día deben reservar su lado más imaginativo y único para quienes sepan apreciarlo realmente, buscar activamente amigos y socios que tengan sus mismos intereses y su enorme curiosidad.

8 de Enero

Los nacidos el 8 de enero parecen predestinados a causar un tremendo impacto en todo lo que les rodea. No necesariamente son comunicativos o excesivamente efusivos, pero aun así confieren a todos sus encuentros personales o sociales un aire de importancia y transmiten una sensación de su forma de ser tan intensa que los demás acaban sintiéndose hondamente impresionados. Sean o no aficionados a las actividades físicas (y muchos no destacan en este sentido, y quizá parezca incluso que están en inferioridad de condiciones), la firmeza de intenciones que comunican es su sello inconfundible.
No es infrecuente que a nivel profesional aparezcan en escena repentinamente. Parecen capaces de canalizar hasta el último gramo de su energía, hasta el nivel celular, en una presentación, una actuación o un producto. Esta capacidad de concentrar toda su energía en un espacio o tiempo es un símbolo de su manera de trabajar; por ello es posible que su explosivo poder constituya un verdadero «big bang» microcósmico. Saber lo que pueden hacer y lo que no significa que rara vez se exceden, sueñan despiertos o proyectan fantasías que no tienen una base real. A los demás pueden parecerles extremados, dispuestos a correr riesgos que ninguna persona corriente asumiría, pero los nacidos este día se sienten a gusto consigo mismos en una gran variedad de situaciones.

Es típico que estos individuos cuestionen con tranquilidad determinados axiomas establecidos que sus colegas (a nivel profesional) o sus familiares y amigos (a nivel personal) siempre han dado por supuestos. No lo hacen por rebeldía ni espíritu de contradicción, sino simplemente porque han analizado cuidadosamente la situación y han llegado a conclusiones firmes.
No todos los nacidos el 8 de enero están dotados de un gran talento, pero consiguen muchísimo con lo que les dio la naturaleza, y a menudo se fuerzan hasta el límite. Superar inconvenientes físicos y psicológicos es algo importante en su vida.

Deben aprender a no forzarse tanto y a facilitar las cosas un poco a las personas que no pueden manejar su intensa y concentrada energía. También deben esforzarse por ser más tolerantes e indulgentes, siendo esto último particularmente importante porque muchos de estos individuos pueden caer en un tipo de política personal del estilo «conmigo o contra mí». Las trampas del yo y la arrogancia pueden ser su ruina si llegan a considerarse divinos mientras comparan a los demás con hormigas.

9 de Enero

Son impetuosos, correosos y muy ambiciosos, no sólo en beneficio propio, sino también por el de su familia. Quieren llegar a la cima y ser los mejores, y pueden dedicar todas sus energías, o casi, a ese fin año tras año. No hay que subestimar su poder de voluntad, ya que son capaces de ejercer una gran presión para doblegar a otros. Además, tienen un don para reconocer las oportunidades y raramente o nunca desaprovechan una ocasión de mejorar su situación.

No obstante, los nacidos este día también pueden cometer fallos y errores de cálculo monumentales. Las pérdidas, las derrotas y los reveses de toda clase salpican el paisaje de su vida. Por suerte, poseen tal resistencia y determinación que casi siempre se recuperan en el acto. Es extremadamente difícil derrotarlos ni obligarlos a rendirse.
Valoran mucho la iniciativa, la responsabilidad y la libertad personales. Por eso pierden de vista en ocasiones los objetivos de tipo más social o universal, y quizá no comprendan o valoren cómo piensan las mentes más centradas en el grupo.

Además, a la larga, muchos de estos individuos llegarán más lejos si aprenden a tratar a las personas como fines en sí mismos, y no como medio para alcanzar otro fin. Cultivar valores quizá menos dinámicos, pero más humanos como la ternura, la comprensión y la tolerancia, es crucial para su crecimiento y en definitiva para su éxito.

Los nacidos el 9 de enero se interesan tanto por la lucha y los desafíos que raramente desean descansar en los laureles o retirarse a una vida de felicidad y satisfacción. Tienden a ser adictos al trabajo que se comprometen a realizar su labor al cien por cien de su capacidad, y en consecuencia les cuesta mucho relajarse al final de la jornada. Contar con una pareja, un amigo o un familiar que les ayude en este sentido es de capital importancia para ellos, ya que necesitan desesperadamente reírse a gusto y pasarlo bien.

No reaccionan bien cuando alguien les lleva la contraria en su trabajo. En tales situaciones surge la cara más despiadada de su personalidad. Son combativos y utilizarán cualquier arma que tengan a mano para vencer a sus adversarios, y esperan exactamente lo mismo por parte de éstos. Sin embargo, aprender a ver las cosas de una manera menos tajante, o blancas o negras, y reconocer que los rivales de hoy pueden ser colaboradores y amigos en el futuro amplía su capacidad de comprensión y refuerza su posición en el mundo.

10 de Enero

Ante todo y por encima de todo, los nacidos el 10 de enero son personas realistas, capaces de fijar una penetrante mirada en cualquier situación, captar sus implicaciones y actuar en consecuencia. Raramente caen en el falso optimismo, las esperanzas vanas o las visiones irrealizables, y en cierto modo se sienten orgullosos de su apreciación realista de las cosas. Sean o no personas sensibles, no permiten que su sensibilidad o la de otros les impida llamar a las cosas por su nombre. No están dispuestos a ceder por interés en sus opiniones, y no acostumbran dorar la pildora ni endulzar sus palabras. Las cosas son como son, lo tomas o lo dejas.
Por esta razón se los acusa a veces de no ser delicados ni diplomáticos, pero raramente de no ser sinceros. Incluso sus detractores tienen que reconocer que no utilizan un doble rasero: aplican los mismos baremos estrictos e inflexibles a sí mismos y al resto del mundo. No son necesariamente personas analíticas o críticas, lo que les crea conflictos con los demás es la rectitud de sus opiniones y su negativa a renunciar a ellas.

En efecto, la mayoría de estos individuos no duda en hacer alarde de opiniones impopulares o comportarse de una forma poco acorde con las normas establecidas, sobre todo cuando consideran que los convencionalismos no son razonables o no están justificados. Sin embargo, no todos los nacidos este día son exhibicionistas o pintorescos. Algunos prefieren recalcar su visión no menos realista del mundo, o quizá guardar silencio en ocasiones que otros aprovecharían para hablar. No obstante, con ese silencio transmiten su valoración más severa de la realidad, simplemente reprimiendo su aprobación, respaldo o entusiasmo.

No se oponen a los papeles de líder, pero suele bastarles con dominar una situación, aunque sea entre bastidores. En los enfrentamientos personales, su forma de atacar no es necesariamente arremeter sin más y liarse a guantazos. Se les da muy bien devolver golpe por golpe y saben esperar su oportunidad. Como logran fácilmente provocar en los demás las reacciones que ellos desean, a menudo empiezan con ventaja y suelen conservarla. Cuando un oponente les hace daño, o para el caso un amigo, ocultan casi a la perfección el dolor que sienten.

Se diría que los nacidos el 10 de enero se sorprenden de muy pocas cosas, y de hecho disfrutan viviendo como si estuvieran preparados para todo. Pero, naturalmente, también tienen sus puntos débiles. Como cualquiera, desean que los valoren y admiren las personas más cercanas a ellos, y quizá también un círculo más amplio. Pero no se sienten nada inseguros en este sentido, y en consecuencia no necesitan demasiado caer bien a los demás.

Sin embargo, el respeto es otra cosa. Eso sí lo exigen, quizá con demasiada frecuencia de un modo demasiado patente. Un punto débil de estos individuos es que son muy susceptibles a no quedar favorecidos cuando los comparan con otros. En este terreno son propensos a los celos, y es probable que se delaten exponiendo su talón de Aquiles cuando sus rivales y competidores los desafían, aunque sea de una manera indirecta. En estos casos deben aprender a echarse a reír, rechazar la invitación y olvidarse del asunto.

11 de Enero

El punto fuerte de los nacidos el 11 de enero, individuos de firme voluntad y muy bien dotados, es ser capaces de adivinar a simple vista y juzgar correctamente a las personas y las experiencias vitales con las que se tropiezan. A menudo se precian de ver la vida sin distorsiones, pero su objetividad puede verse empañada en la medida en que sus percepciones están dominadas por su sistema de creencias. Cuando consiguen dejar a un lado sus creencias personales, pueden evaluar con más ecuanimidad lo que ven.
En muchos de ellos, su estricta moral es un problema, hasta el punto de condenar lo que no encaja en sus creencias. Pueden ser particularmente severos con sus hijos, ya que esa condena no sólo abruma a los niños con sentimientos de culpabilidad, sino que además mina su confianza en sí mismos y su capacidad de desenvolverse como individuos independientes. En consecuencia, los nacidos el 11 de enero que tienen hijos debe evitar erigirse en jueces de éstos, ya que dicha postura fomenta tarde o temprano la rebeldía y el enfrentamiento.

12 de Enero

Se sienten arrastrados irremediablemente hacia una vida profesional totalmente absorbente. Suelen haber determinado sus intereses vitales o profesionales antes de los treinta años y son capaces’de sacrificar mucho por ellos, sobre todo de su crecimiento personal interior. Quizá consideren que consagran su vida a ayudar a los demás, pero en realidad se sienten atraídos por toda clase de emociones y aventuras, que pueden o no incluir a otras personas en el aspecto íntimo. Cuando se obsesionan con esta llamada, la siguen hasta donde los lleve.

Debido a que su profesión ocupa un puesto tan preeminente en la vida de estos individuos, deben elegir con mucho cuidado su trabajo y no desviarse hacia experiencias nocivas para ellos o para otros. En este sentido, mantener un conjunto sólido de principios éticos, en consonancia con los valores humanos tradicionales, tiene una importancia vital. También tienen que vigilar muy atentamente sus impulsos de autosa-crificio y los opuestos, de naturaleza egoísta, para evitar que escapen a su control.

Muchas personas nacidas este día tienden a identificarse con una causa, a menudo de naturaleza social o política, por la que están dispuestos a renunciar a buena parte de su identidad. Por otra parte, algunos pueden concentrarse exclusivamente en sí mismos cuando es su propia personalidad o su imagen lo que resulta crucial para el éxito en sus planes profesionales; por ejemplo, si quieren vender un producto, o en particular promocionando sus servicios por cuenta propia: relaciones públicas, publicidad, arte dramático y otras áreas similares.

Suelen ser muy sociables, incluso parlanchines, en todo momento. Deben tener cuidado para no dar la impresión de ser además arrogantes, porque eso inevitablemente disgusta a los demás. En determinadas situaciones obtendrán mejores resultados con una actitud discreta y siendo más sensibles a las necesidades de los demás. Sin embargo, a menudo se entusiasman tanto por sus propias ideas que no prestan oídos a las advertencias o los consejos. Aunque su trabajo no vaya a dar los frutos esperados, se exponen a continuarlo hasta sus últimas consecuencias, en lugar de intentar modificar el rumbo. De hecho, si sus proyectos fracasan, se exponen a tomarse muy mal tales reveses.

Lo menos que puede decirse de las profesiones (o las aficiones absorbentes) por las que se interesan irremediablemente los nacidos el 12 de enero es que se salen de lo corriente. Por esta razón, cuando estos individuos tienen éxito se los considera brillantes y excepcionales, pero también un poco raros. En cierto modo, las recompensas habituales de una vida tranquila parecen estarles prohibidas. Aun así, si conocen a la persona adecuada, a menudo un individuo más conservador o de aspecto poco interesante (pero dotado de calma y moderación), los nacidos este día pueden encontrar una felicidad duradera.

Si se trata de evaluar textos, objetos, métodos, finanzas y sistemas de toda clase que conozcan bien, estos individuos son realmente brillantes. En el terreno donde se consideran expertos a menudo están muy solicitados para que expresen su autorizada opinión, quizá sobre el valor de objetos e inversiones, o sobre la calidad y la autenticidad de escritos, obras de arte, etc. Demuestran tener una excelente capacidad de análisis y en este sentido son jueces cabales, que separan con calma el trigo de la paja. Suelen detectar al instante cualquier falsificación, y por eso son extremadamente valiosos cuando se trata de descubrir y erradicar el despilfarro o la corrupción. En efecto, es difícil engañar a estos individuos en la mayoría de los asuntos.

Por desgracia, los nacidos este día pueden ser realmente obstinados. Saben lo que quieren y punto. Cuando han tomado una decisión, no admiten que haya discusión al respecto. Sin embargo, pueden hablar con la misma confianza, convencidos de su infalibilidad, cuando discuten de asuntos de los que saben poco o nada. Esto puede resultar exasperante para los demás, pero ellos se limitan a repetirse con tranquilidad y a mantenerse en sus trece. A menos que se demuestre lo contrario, lo que dicen va a misa.

La necesidad más apremiante de estos individuos es una mayor flexibilidad. Debido a las virtudes de la generosidad, ternura y dedicación que demuestran tener, sólo son sus actitudes excesivamente críticas lo que les impide ser más abiertos y tolerantes. Los prejuicios y las opiniones rígidas sólo se interponen en el camino de los nacidos este día utilizando su fuerza, es decir, interiorizando las experiencias vitales con perspicacia y una visión clara. Si bien necesitarán tener mucha paciencia y ser muy perseverantes, lograrán desarrollar una mayor amplitud de miras aplicándose a sí mismos su buen juicio y su capacidad de análisis.

13 de Enero

Se preocupan mucho más por reforzar su seguridad mejorando su posición social. Por supuesto, algunos ya nacen ricos, pero la mayoría luchan toda la vida por ascender hasta alcanzar una posición destacada, poder, seguridad y autoridad. Y cuando han conseguido mejorarlo todo, raramente o nunca se permiten descender a una categoría social inferior. De hecho, los que han conseguido salir de la pobreza a menudo muestran un rechazo por sus humildes orígenes. Por eso suelen sentirse más cómodos identificándose con las clases media y alta en cuanto a nivel económico. Gozar de todas las comodidades o simplemente sentirse seguro son las únicas posibilidades para estos individuos.

El tema de la movilidad ascendente puede ser una especie de planteamiento filosófico para los nacidos este día. Se entregan en cuerpo y alma a superarse en un sentido profundo y se esfuerzan por educar, ilustrar y formar intelectualmente a sus parientes y amigos, no sólo a sí mismos. Su habitualmente prodigiosa memoria es una gran ventaja en este empeño, al igual que su vigoroso optimismo.
Estos individuos pueden ocultar una gran inseguridad; como siempre intentan mejorarse, es posible que no se sientan a gusto con su forma de ser y que su insistencia en corregirlo todo refleje una necesidad de afirmarse. Por eso pueden tener grandes dificultades para reconocer los puntos débiles o los fallos de sus ideas. No es que se consideren perfectos, pero reconocer errores de juicio, equivocaciones e ignorancia podría precipitarlos en una espiral descendente, algo que no permitirían.

Orgullosos por encima de todo, detestan situarse en una posición inferior a la de cualquiera que conozcan; lo que a veces llega a convertirse en una verdadera obsesión.
Por todo lo dicho, los nacidos el 13 de enero corren el peligro de no ser realistas respecto a sus verdaderos éxitos y posibilidades. No les preocupa demasiado la opinión de los demás y confían tanto en su propio criterio que llegan a excluir cualquier información procedente del exterior. Naturalmente, esta actitud los aisla y no les reporta muchos amigos.

Por otra parte, cuando estos individuos dejan entrar a los demás en su mundo, pueden ser «el alma de la fiesta», por así decirlo, ya que su inagotable optimismo es muy contagioso. Pueden ser firmes en sus opiniones y a veces obstinados, pero nunca son aburridos.

Deben esforzarse por mantener vivas la amabilidad y la generosidad, sobre todo porque su capacidad de dar y recibir con libertad es un importante indicio de su salud mental, especialmente en la vejez. Dar sin condiciones y ser capaces de aceptar regalos sin sentirse amenazados son objetivos importantes por los que deben luchar. Por encima de todo, los nacidos el 13 de enero no deben olvidar nunca sus raíces y sus orígenes profundamente humanos.

14 de Enero

Se consagran a coordinar e integrar los aspectos polifacéticos de su vida y su trabajo. Su capacidad de ver toda la situación completa de una manera meticulosamente orgánica los distingue de las personas que se entretienen con los detalles. Son capaces de reunir enérgicamente todos los hilos de la vida y tejerlos formando un entramado lleno de significado. No dudan en seguir el tipo de actuación que consideran correcto, aunque contravengan las normas sociales. De hecho, son perfectamente conscientes de las posibles recompensas y repercusiones de sus actos.

El peligro parece atraerlos, no tienen nada en contra de vivir al límite de la seguridad. Sin embargo, raramente buscan emociones sólo para estimularse: se diría que es más un subproducto de su profundo compromiso con la causa a la que sirven. Para algunos de estos individuos, las situaciones peligrosas suponen una oportunidad de salir victoriosos contra todo pronóstico, o morir intentándolo.

La mayoría de ellos son conscientes de su poder, pero aun así lo ponen a prueba constantemente ante la oposición, los obstáculos o lo que sea y quien sea que intente frustrar sus expectativas. Los nacidos este día son sin duda tipos dominantes, pero normalmente no les interesa ser dirigentes por sí mismos. Aunque poseen una notable capacidad de liderazgo, este talento puede permanecer latente si se plantean las responsabilidades de los altos mandos.

Estos individuos difícilmente cambian de opinión tras haberse decidido. Pueden ser testarudos hasta la exageración, especialmente respecto a sus emociones o sentimientos. Son inexorables y cumplen con lo que consideran su deber sin concesiones. Sin embargo, incluso los que creen firmemente en una causa común suelen reservarse el derecho a actuar al margen de ella. En efecto, los nacidos este día valoran la libertad personal por encima de todo, y se cuentan entre los pocos individuos del calendario que son capaces de arriesgar su vida, si es necesario, con tal de no ceder a las presiones.

Parece inevitable que los nacidos el 14 de enero se involucren en temas sociales y universales. En consecuencia, su vida personal puede ser difícil y turbulenta. La pareja, la familia y los amigos deben ser absolutamente fieles, además de comprensivos, si quieren estar junto a ellos a las duras y a las maduras. Para colmo, los nacidos este día pueden olvidarse de sus allegados y descuidarlos cuando se enzarzan en una acalorada batalla vital.

Es posible que se vean en graves dificultades si lo pierden todo en una gran campaña o apuesta, y que al volverse a pedir ayuda descubran que se han quedado solos. Si quieren conservar el apoyo de los demás deberán dedicar más energía a los asuntos personales y sociales. Es crucial para ellos que aprendan lo sabio que es compartir en muchas áreas de la vida, así como dar y recibir, aunque sólo sea desde un punto de vista pragmático en lugar de altruista.

15 de Enero

En la vida, los nacidos el 15 de enero se tropiezan inevitablemente con el tema del heroísmo. Para ellos es obligatorio, en algún momento de su existencia, encontrar su centro íntimo de la ausencia de miedo, y tras descubrirlo recurren a él en situaciones de crisis y de estrés. A menudo no son conscientes de su heroísmo hasta que el destino les plantea un reto que lo pone de manifiesto en todo su esplendor. Hasta ese momento, es muy probable que lleven una vida de moderación bastante normal. Es probable que el suceso o los sucesos que los conducen a este reconocimiento de sí mismos suelan ocurrirles poco antes de cumplir los treinta años.

A menudo manifiestan alguna forma de culto a los héroes u otra fijación romántica en su infancia, con personajes reales o de ficción. Esta persona puede ser uno de sus progenitores, pero es más probable que sea un sustituto por el que se. sienten atraídos. Para estos individuos, desempeñar el papel de héroe o heroína puede ser un acto de iniciación, un rito de tránsito a la madurez, y quizá les resulte difícil proseguir su desarrollo hasta que les ocurra. Para algunos de los nacidos este día ese destino sólo se cumple cuando son padres o madres y se convierten en héroes a los ojos de sus hijos.

Pueden ser sociables o no, pero después de cumplir los treinta años se sienten atraídos como por un imán hacia determinadas figuras clave que no sólo les resultan inspiradoras, sino que además les ayudan en su proceso de autodescubrimiento. Estos guías, maestros o mentores suelen tener una profunda influencia en su vida profesional. El amor, o como mínimo la amistad profunda y el cariño, ocupan normalmente un lugar destacado en esta relación.

Expresar su rebeldía es una parte clave del crecimiento para los niños y jóvenes nacidos el 15 de enero. Se resienten mucho de la injusticia y por lo tanto están dispuestos a luchar contra cualquier forma de opresión o intolerancia que vean. Muchos son exteriormente afables, incluso de aspecto inocente, lo cual no refleja su verdadera fuerza interior. A los que intentan aprovecharse de ellos porque sospechan que son débiles, ingenuos o incautos les espera una gran sorpresa. Los nacidos este día aprenden rápidamente de la experiencia y en general suscriben el dicho: «Si me engañas una vez, la culpa es tuya; si me engañas dos veces, la culpa es mía».

Estos individuos deben combatir su tendencia a permitir que los que pueden hacerles daño accedan a su círculo íntimo. Por otra parte, no deben construir un telón de acero a su alrededor tras haber sido humillados o traicionados. Encontrar el equilibrio entre la sociabilidad y la seguridad es un verdadero reto para ellos.
Finalmente, deben tener cuidado para no abandonarse a los placeres sensuales, por los que sienten debilidad.

A veces su energía puede desviarse hacia asuntos que no merecen su atención. También deberían reprimir su deseo de controlar su entorno y seguir siendo receptivos al crecimiento y los cambios evolutivos.

16 de Enero

La satisfacción es la última meta de los nacidos el 16 de enero, ya sea de tipo personal, social o incluso universal. En definitiva, lo que buscan es una sensación de plenitud, lo que a menudo implica resolver cualquier cosa de forma completa, acabada. Pero eso no es todo. La satisfacción incluye también algo intangible que les dice que han hecho algo lo mejor que han podido y que sus esperanzas y deseos se han hecho realidad finalmente. En cierto sentido, este estado subjetivo (que puede no durar mucho porque pronto se fijarán una nueva meta) les indica que las cosas simplemente han ido bien.

Los nacidos este día necesitan regularmente estas indicaciones de bienestar y reconocimiento como una forma de reforzar su yo o para sentirse seguros. Están dotados para la clase de trabajo que les permite completar la tarea en un tiempo dado, más que para ocupaciones que conllevan mucha incertidumbre o fluctuaciones. Sin embargo, como a cualquiera cuando se habitúa, esta sensación de estar satisfecho es cada vez menos intensa a menos que aumenten el alcance y la identidad de los proyectos.

Es aquí donde interviene la posibilidad de fracasar. La emoción se agudiza, la necesidad de involucrarse es cada vez mayor, pero también aumenta el riesgo de que los proyectos fracasen, y en consecuencia los nacidos este día (que no están demasiado preparados para el estrés) tienen que aprender a enfrentarse a los resultados menos probables, y por supuesto a cierta ausencia de satisfacción que de vez en cuando se manifiesta insidiosamente. Peor aún, pueden llegar a aceptar perversamente la incertidumbre como la norma y en última instancia privarse de toda satisfacción.

Cuando alcanzan el éxito, estos individuos reconocen que un desafío puede volverse autodestructivo y encuentran un nivel realista para sus esfuerzos. Acaban conociéndose y aceptándose, y viven con sus limitaciones. Es crucial que encuentren su lugar bajo el sol a nivel profesional o en la sociedad. De hecho, cuando alcanzan una serie de objetivos variados pero no necesariamente cada vez más intensos, tienen más probabilidades de encontrar la felicidad duradera. Sin embargo, la estabilidad siempre se verá amenazada por algún proyecto nuevo en perspectiva o por la negativa a retirarse o jubilarse.

Los nacidos el 16 de enero deben aceptar la rutina de la vida cotidiana para no distraerse ni distraer a todos los que los rodean. Esto también vale para las relaciones personales. Estos individuos podrían buscar más a menudo la autosatisfacción de una manera cotidiana, minuto a minuto. De hecho, su éxito personal depende de su capacidad para concentrarse en los problemas actuales y encontrar una mayor satisfacción en el tema que los ocupa.

17 de Enero

Se cuentan entre los individuos más enérgicamente directos del calendario. En buena medida, esto se debe a que suelen tener una meta muy clara, una idea firme de lo que desean conseguir en cualquier momento dado. También son capaces de evaluar con eficacia sus posibilidades de éxito basándose en la experiencia del pasado y en las dificultades que los aguardan.
Aprenden desde temprana edad lo que hace vibrar a un ser humano. Entienden la importancia de la motivación, que son las necesidades lo que impulsa a la gente a moverse y que a menudo determinan cómo reacciona ante una situación dada (necesidades creadas por las emociones humanas básicas: amor, odio, miedo, vergüenza, culpabilidad, etc.).

La mayoría de los nacidos este día también de dan cuenta pronto de que las personas que se dominan, que practican la autodisciplina, son las que triunfan en la vida.
Los más evolucionados de los nacidos este día no se desconectan de sus impulsos y deseos, y son capaces de inspirarse repetidamente para estar a la altura de los retos de la vida. Los menos evolucionados se concentran en la manera de controlar su entorno sin conocerse antes a sí mismos, y pueden llegar a ser verdaderos maestros de la manipulación (menos una manipulación disimulada que una utilización directa de los demás).

Tantos si son corpulentos como si no, los nacidos el 17 de enero tienen una presencia que impone y tiende a dominar la mayoría de las situaciones. Debido a que, como ya se ha comentado, suelen tener muy bien definidos sus objetivos y se dominan tan bien (al menos exteriormente), los demás se sienten algo intimidados.

Los nacidos este día no piden permiso para ser como son. Tienden a desprenderse de las inhibiciones que impiden a la mayoría de las personas expresar su talento y la parte más dinámica de su naturaleza. De hecho, es más probable que estos individuos se preocupen por conseguir logros personales y suelen ser firmes defensores de los derechos individuales. Por eso raramente son buenos jugadores de equipo y normalmente trabajan mejor solos.
No es de extrañar que el mayor peligro para ellos sea desconectarse de los sentimientos, las preocupaciones y la filosofía de los demás. Como nunca aceptan cambiar sus planes, pueden empujar a sus socios, colaboradores e incluso amigos a una posición antagónica con la suya. También pueden provocar que otras personas menos poderosas (que no se sienten capaces de competir con ellos abiertamente) alberguen rencores y esperen su oportunidad de desquitarse.

Por eso es crucial que los nacidos este día echen raíces en un contexto social, al tiempo que refuerzan sus vínculos familiares y de amistad. Por encima de todo, no deben aislarse ni obligar a los de su entorno a adoptar papeles estáticos o que no desean.

18 de Enero

Nunca se alejan mucho de su faceta infantil y juguetona. De vez en cuando reciben una reprimenda por ser ingenuos, pero casi nunca se los puede criticar por ser calculadores, avariciosos u oportunistas. Los nacidos este día están en sintonía con todo lo natural y espontáneo.

Les gusta divertirse, pero no son especialmente aficionados a los asuntos de importancia. De hecho, sufren mucho cuando les imponen exigencias de adulto. En consecuencia, el mayor desafío para estos individuos es madurar y aceptar el papel de adulto conservando su capacidad de ver el lado travieso de la vida.

Estos individuos suelen ser padres excelentes. Comprenden instintivamente lo que les gusta a los niños que aún no son adolescentes. Sin embargo, pueden tener muchos problemas con sus propios padres, sobre todo a partir de la adolescencia. Dejar atrás la infancia es a menudo trágicamente difícil para estos individuos, y sus padres deben ser extremadamente sensibles a sus necesidades de transición, evitando cargarlos con presiones de adulto antes de tiempo y sin esperar que dejen de repente sus hábitos infantiles. Tales demandas sólo fomentarán la discordia y plantarán las semillas de la rebelión.

A los nacidos el 18 de enero no les gusta complicarse la vida, pero exigen una gran dosis de emoción y aventura para seguir sintiéndose motivados. Cuando no encuentran experiencias intensas en su vida cotidiana pueden retirarse a su mundo de fantasía, donde todo está permitido y todo es posible. Como entonces interiorizan sus alegrías e intereses, por desgracia pueden acabar renunciando cada vez más al mundo exterior, en casos extremos retrocediendo hasta su reino infantil original.

Los más evolucionados consiguen primero sublimar y luego proyectar sus fantasías sobre el mundo real, conjurando de este modo las experiencias intensas, pero también desarrollando ideas, creando productos originales o quizá sólo manifestando una concepción y un planteamiento únicos del arte de vivir.

En cuanto al amor, estos individuos tienden a atraer a personas más prácticas y sensatas que se sienten gratificadas por el despertar de su propia naturaleza infantil. Una buena relación como ésta proporciona inevitablemente una sensación de seguridad para ambos, y por eso se basa mucho en la confianza mutua y las experiencias en común.

En términos generales, los nacidos este día pueden ser felices incluso trabajando en ocupaciones mundanas, siempre que dispongan de tiempo libre sólo para ellos y para disfrutarlo como les plazca. Sin embargo, por las razones ya mencionadas, lo mejor que les puede pasar es integrar su faceta más caprichosa en un entorno laboral creativo o estimulante. Sin dicho estímulo, estos individuos tendrán problemas de concentración, en especial cuando realizan tareas de carácter repetitivo, e incluso pueden ser sorprendidos flagrantemente soñando despiertos.

19 de Enero

Se les debe conceder el espacio físico necesario para soñar y experimentar su particularísima visión de la vida. Incluso en los aspectos más prácticos de su trabajo, tienden a comportarse según sus trascendentales ideales sociales y universales.

Estos poderosos individuos están en contacto a menudo con la cara oculta de la conciencia y las emociones humanas, y pueden ser un ejemplo para los demás en la medida en que incorporen esas verdades a su forma de vida que no admite componendas.

En su vida familiar y social, a los nacidos este día se les reconoce que no sólo exponen enérgicamente sus opiniones, sino que además, por medio de su magnetismo personal, logran que otros acepten sus puntos de vista sobre cualquier tema, desde el buen gusto y la política hasta la moralidad y el arte. Sin embargo, deben evitar desviarse hacia los fenómenos negativos y habituarse a las tendencias autodestructivas.

Estos individuos pueden ser realmente intratables a causa de su complicada vida, pero aun así consiguen resultados por su dinamismo y tienen un gran efecto en su entorno. Es como si pudieran proyectar hacia fuera cada gramo de la energía que poseen en caso de necesidad. En realidad, aparte de algunos momentos intensos proporcionados por experiencias extremas y su profunda implicación en el trabajo, los nacidos este día parecen sorprendentemente normales. Pero identificando las poderosas virtudes humanas que poseen, los más evolucionados realizan una especie de mutación alquímica que los transforma en algo excepcional.

No obstante, para algunos de ellos es casi imposible llevar una vida estable. Acosados permanentemente por problemas personales, en general emocionales, arden como brillantes estrellas fugaces en el cielo y desaparecen en la negrura de la noche. Los de este tipo deben aprender a moderar y equilibrar sus desaforadas energías y a ponderar su intensidad. Un vínculo de empatia con una persona comprensiva y más estable tiene a menudo una importancia vital porque los ayuda a anclarse en la realidad.

A menudo se sienten obligados a separar estrictamente el producto de su imaginación y una vida privada más normal y estable (o en caso contrario adoptar esquemas de trabajo más normales que equilibren una vida interior intensa e imaginativa). En cualquier caso, esforzarse por ser objetivos y equilibrados los ayudará a disipar la fulgurante energía expresiva que poseen.
El natural entusiasmo y la gran intensidad de los nacidos este día son innegables. Los que reprimen su individualidad y creatividad están condenados a la frustración y la infelicidad. A menudo surge una sensación de crisis hacia los veintiocho años y luego otra vez a los cuarenta y dos, en los que deben tomar decisiones irrevocables sobre si ampliar o restringir sus actividades.

20 de Enero

Son personas intensamente vitales que se sienten muy a gusto siguiendo sus impulsos hacia donde los lleven. Su capacidad de tomar decisiones instantáneas y actuar de acuerdo con ellas es una característica muy típica de estos individuos. Son antes improvisadores que laboriosos y se toman la vida tal como viene: por muy caótica o perturbadora que sea, se creen capaces de afrontarla. Su propio estado interno también es a menudo caótico, aunque podersamente confieren orden a su trabajo, casi siempre debido a la familiaridad técnica con su medio particular.

El humor destaca visiblemente en la composición de lugar de estos individuos animosos. Las circunstancias más crudas quedan a veces aliviadas o animadas por su rápido ingenio. Pero este sentido de la ironía también protege una profunda sensibilidad. Aunque son aficionados a los chistes y son capaces de hacerse el tonto si les conviene, son personas muy profundas que se toman a sí mismas realmente en serio.

Los nacidos este día poseen virtudes profundamente humanas que los hacen muy apreciados por su familia y sus amigos. A pesar de que pueden hacer gala de mal genio y ser afiladamente francos en sus opiniones, los demás suelen perdonarlos enseguida, puesto que no hay malicia en sus exabruptos. Debido a su amor por la diversión, habrá quien los tachará de superficiales, pero nunca quienes los conocen de verdad.

En realidad, los nacidos el 20 de enero llevan a menudo una vida muy privada, incluso secreta, y sólo comparten sus esperanzas y sueños con unos pocos íntimos. La mayoría tienen un gran corazón y por eso lo comparten todo sin pensárselo dos veces. Sin embargo, más tarde pueden sentirse un poco utilizados si averiguan que la otra parte era indigna de su generosidad.
Aunque no siempre gozan de perfecta salud, estos individuos son muy resistentes física, emocional y mentalmente, y sobreviven a numerosas catástrofes a lo largo de su vida. De algún modo, siempre parecen salir a flote, sostenidos por un incurable optimismo. Aunque en general se ponen del lado del presumible perdedor en un conflicto y sus simpatías se decantan por los que necesitan protección, los nacidos este día pueden ser dictatoriales, un papel para el que no están bien dotados.

No están particularmente a favor de obligar a los demás (incluyendo a sus hijos) a obedecer las normas que ellos establecen, y quizá debido a que su propio estilo bohemio implica cierto desprecio por tales restricciones, los demás no se toman su autoritarismo demasiado en serio.

Estas personas emocionales, expresivas y afectuosas, rebosantes de vida, pueden tener fallos clamorosos y cometer errores de juicio, pero lo hacen con singular falta de malicia. Su insistencia a adoptar una actitud positiva hacia la vida, y su coraje y perseverancia son un ejemplo para los demás.

21 de Enero

Los nacidos el 21 de enero aspiran a lo más alto y cuando llegan suelen saber cómo permanecer allí. Hasta que se dan cuenta de lo ambiciosos que son realmente, pueden sufrir una gran frustración para la que no encuentran explicación. Son duros, resueltos, pero también tienen una faceta más tratable, capaz de disfrutar del placer, que llega a hacerse con el control de su tiempo y su energía si estos individuos se desvían de su camino.

Los que alcanzan el éxito saben integrar estos dos aspectos de su personalidad. Sin embargo, mucho oscilan como un péndulo de un estado más relajado a otro intenso y vuelta a empezar, incapaces al parecer de efectuar la síntesis entre ambos.

Tarde o temprano, en los nacidos este día surge un deseo de dirigir la manada. Si consiguen alcanzar la cima del campo que hayan elegido, renunciar a esa posición puede resultarles muy difícil. Los intereses en competencia, la mala salud, el paso de los años, ni siquiera la insatisfacción con el trabajo son capaces de deshancarlos. Si son derribados de su alto pedestal, casi siempre se debe a que su faceta amante del placer empaña su agudeza competitiva.

La mayoría de estos individuos no tienen madera de líder para empresas duraderas, pues tienen demasiados escrúpulos y carecen de la capacidad de mando innata que suele requerirse. Por eso las profesiones en las que puedan esforzarse por ser los mejores ejercitando su talento y sus habilidades son preferibles a las que se desenvuelven dentro de una estructura muy politizada o jerárquica.
Los nacidos este día tienen unas dotes de estrella que atraen a los demás. A menudo no sólo son ellos quienes dictan las tendencias en el trabajo, sino también en su círculo social. Tienen un don para tratar a la gente, y son muy persuasivos cuando exponen sus puntos de vista o proponen sugerencias. Los que ocupan una posición elevada en la sociedad suelen tener don de gentes, y por lo tanto se relacionan sin problemas con personas de todos los extractos sociales.

Su naturaleza estimulante, pintoresca, activa y apasionada explica su innegable atractivo fisico. Son una especie de rompecorazones y a veces pueden herir a los demás por ser demasiado atentos, cuando lo mejor sería simplemente despedirse. Sin embargo, lo más frecuente es que sus amigos y amantes se alegren de haberlos conocido, aunque fuera durante poco tiempo, ya que los nacidos el 21 de enero enriquecen la vida de los que están con ellos.

Por su buen tono en público, estos individuos son algo retraídos, y raramente les gusta mezclar su vida pública y privada. Normalmente tienen un hogar o un retiro oculto cuya entrada sólo se franquea a unos cuantos privilegiados. Quizá su mayor problema sea decidir qué quieren realmente de la vida. Hasta que lo hacen, desaparecen y reaparecen como luciérnagas, siempre de un lugar a otro.

22 de Enero

Los nacidos el 22 de enero demuestran poseer una forma de energía que repele a ciertas personas y atrae a otras. Son individuos expresivos a los que les resulta difícil controlar su impulsividad en su vida privada y pública. Un tipo de los nacidos este día da una imagen cuidadosamente estudiada en público, pero se desprende de ella en privado. A otro tipo le cuesta mantener bajo control su naturaleza más indómita en la vida profesional.

Los que tienen más éxito (y viven más tiempo) son los capaces de guiar su naturaleza impulsiva meticulosamente por turbulentas aguas emocionales tanto en el sector privado como en el público.
El control emocional es a todas luces un tema central para los nacidos este día. Les conviene darse cuenta de que llegarán a otros con más eficacia si dominan sus pasiones y les dejan más espacio para respirar. Los amigos, amantes y parientes suelen alejarse cuando estos individuos amenazan con estallar, considerando los exabruptos no una muestra de riqueza de emociones sino perturbaciones emocionales.

En la vida profesional, a los nacidos el 22 de enero les conviene seguir el consejo que más sosiego les proporcione y tomar el rumbo más comedido y prudente posible. No hay razón para temer que su trabajo carezca de vitalidad, pasión creativa u originalidad; lo que deben cultivar es la atención a los detalles y el perfeccionamiento de sus habilidades. No deben temer que los consejos los limiten o disminuyan de algún modo lo que son: por su constitución, eso sería prácticamente imposible.

Los individuos más evolucionados nacidos este día ejercitan su paciencia y su perspicacia hasta que alcanzan la profundidad de sus sentimientos. Al principio puede resultar doloroso, pero la capacidad de verse como son realmente, y en consecuencia también su trabajo, es esencial para su éxito cuando quieran entablar relaciones significativas y conversaciones comerciales con perspectivas lucrativas.

Además, para ellos tiene un incalculable valor mejorar sin descanso sus habilidades sociales, cultivando el interés por la labor de los demás, escuchando sus opiniones, compartiendo, conversando y valorando sus puntos fuertes y débiles. Cuando estas cualidades empáticas se combinan con la resistencia de los nacidos el 22 de enero, el resultado es una persona verdaderamente formidable y completa.
Estos individuos no soportan bien la depresión, de modo que en cuanto pueden, tras llegar a la edad adulta, deberían dedicarse a conocerse en profundidad y evaluar su capacidad de forma realista. Lo mejor para ellos suele ser seguir una línea de trabajo sin dividir sus energías: construir, crecer, con firmeza y seguridad.

Sin embargo, durante esta positiva fase de crecimiento, un importante estallido emocional puede hacerlos retroceder una barbaridad, por lo que naturalmente deben prevenirlo. La solución no es reprimirse, sino encontrar una válvula de escape que les permita soltar vapor cuando les empieza a hervir la sangre.

23 de Enero

Tienen un carácter idiosincrástico que los distingue de odos los demás seres humanos. Se puede manifestar exteriormente como un estilo identificable, a menudo ejemplificado por una cualidad en particular, como su voz, sus movimientos, su conversación o su expresión facial. Así, aunque todo el mundo tenga un carácter complejo, los nacidos este día lo viven, son así a la vista de todos. En efecto, sus costumbres suelen causar una primera impresión de lo más memorable.

Un tema importante en la vida de estos individuos es la base misma del carácter: la integridad, la moral y la firmeza ética. Quizá no piensen demasiado en ello, o quizá den por supuestas varias cosas sobre su ausencia de carácter, pero a base de crisis y circunstancias extremas pronto descubren de qué madera están hechos.

Si se comportan de un modo honroso pueden vivir consigo mismos; de lo contrario sufrirán hondamente hasta que su conciencia se aclare, o hasta que mejoren su propia imagen de sí mismos; es posible que esta reivindicación sólo pueda satisfacerse mediante acciones valerosas o el autosacrificio. Pero por suerte (o por desgracia, según el caso), atenerse a sus creencias o traicionarlas durante la juventud puede tener un efecto permanente en la formación de su personalidad y en su autoimagen cuando alcanzan la madurez.

La palabra carácter tiene un tercer significado cuando se aplica a los nacidos el 23 de enero, ya que de hecho se pueden considerar «todo un carácter», es decir, tipos excéntricos o raros. Es posible que acaben sintiéndose cómodos en ese papel, puesto que los libera de la necesidad de guardar las apariencias o ser alguien que no son. Los menos prendados de las maneras sociales o el comportamiento convencional pueden reforzar especialmente esta imagen.

Debido a que el carácter y el individualismo son rasgos importantes de la vida de los nacidos este día, quizá elijan estudiar, pasar a la acción o sólo apreciar estas cualidades en los demás. Aunque creen en que hay que ser natural, se dan cuenta mejor que la mayoría de lo importante que es para el ser humano representar distintos papeles, y llegan a ser expertos en encarnar a varios personajes en diferentes momentos de su vida. No obstante, a través de todas estas representaciones teatrales, su verdadera personalidad siempre se percibe con toda claridad. En este sentido son personas muy transparentes.

Es innegable que los nacidos el 23 de enero reflejan un notable interés por la técnica, las matemáticas o las ciencias, y esta faceta no tiene nada que ver con las personas. Muchos de estos individuos atesoran al menos una afición, si no se dedican profesionalmente, que requiere objetividad y quizá implica reunir datos, descubrir hechos, inventar soluciones y cosas similares. No es en absoluto necesario que esta faceta técnica guarde relación con su papel público para que se produzca un desarrollo espiritual; ambas facetas suelen ir por separado. Sin embargo, los pocos que consiguen establecer una conexión entre ellas, sobre todo si tienen unas firmes bases éticas, se distinguen en su profesión con poder efectivo e influencia.

24 de Enero

Pueden ser objeto de una excesiva cantidad de admiración y fidelidad por parte de los que tienen a su alrededor. Hay ciertos elementos atractivos en su activa personalidad que parecen atraer a la gente como moscas. Sin embargo, naturalmente, esto provoca sus propios problemas.

Como los demás ven tantas cosas en ellos, en términos de proyección psicológica (en casos extremos equivalente a una adoración), la carga resultante puede ser verdaderamente pesada. No sólo por sus «admiradores», sino por su familia, sus amigos y sus socios, los nacidos este día deben asumir a menudo la función de símbolos: encarnaciones perfectas de lo que a los demás les gustaría ser. No es de extrañar que también sean comunes los celos de los que envidian lo que ellos tienen o se sienten inferiores.

Es algo natural que muchos de estos individuos parezcan ser engreídos o estirados, puesto que a menudo han sido colocados o se han colocado ellos mismos en una posición ensalzada desde la adolescencia y a partir de la edad adulta. Quizá adopten una actitud distante, principalmente como mecanismo de defensa para salvaguardar su intimidad. (Otra razón puede ser que trabajan tanto que consideran las interrupciones como distracciones indeseables.)

Como a menudo siguen teniendo dudas sobre si son tan grandes como los pintan otros, quizá no quieran ser examinados tan minuciosamente. Sin embargo, mientras respondan a los deseos de los demás y satisfagan las expectativas ajenas, normalmente lograrán conservar su encumbrada posición. El problema es que pueden acabar desconectándose por completo de lo que realmente desean de la vida.
Los nacidos el 24 de enero deben tener el valor de, en algún momento, destruir todas las imágenes falsas de sí mismos que haya y convertirse en la persona que son realmente. Una manera de conseguirlo es ser más transparente, es decir, más vulnerable, dejando que otros estudien sus pensamientos y emociones. Esto exige ser menos distante, participar en el toma y daca de la vida cotidiana, compartir las alegrías y las penas con los demás en calidad de iguales.

Hablando claro, estos individuos necesitan bajar de su pedestal y meterse en el fregado con todo el mundo. Hasta que lo hagan, seguirán siendo tratados como un ser inalcanzablemente elevado, que a pesar de dar una especie de masaje agradable a la autoestima de los demás no contribuye realmente a desarrollar su carácter, su personalidad o su espíritu.
En cuanto los nacidos este día comprenden que la admiración de los demás puede ser en realidad una forma de manipulación y que de hecho están enganchados a ella, habrán dado el primer paso positivo hacia el cambio. Renunciar a determinadas actividades y a ciertos socios puede ser esencial para transformarse otra vez en lo que son. Cuando alcancen este estadio serán libres para volver a brillar, pero con una verdadera luz interior que no tiene por qué reflejar lo que otros desean ver.

25 de Enero

Son capaces de llevar una vida difícil pero interesante y gratificante. A menudo, su fortuna personal aumenta o disminuye con la de su sociedad y los tiempos. Los nacidos este día que deseen conservar la estabilidad en épocas de desórdenes sociales o revueltas deberán contar con una fuerza de voluntad.

Pero con demasiada frecuencia, su sistema nervioso no está a la altura de ese desafío. Más que la mayoría de la gente, se diría que el destino alternativamente los castiga y los recompensa, sin seguir un esquema o sin razones aparentes. Es importante que no consientan nunca tener una mentalidad victimista, sino que permanezcan dinámicos y en activo.

No es infrecuente que los problemas de estos individuos hayan sido en su origen provocados por ellos mismos. Debido a las exigencias de la parte oscura de su personalidad, encontrar el equilibrio y la paz en su interior, así como vías de escape adecuadas para sus energías, son metas importantes por las que merece la pena esforzarse. Los nacidos este día conseguirán todo lo que se propongan si aprenden que además de mantenerse a flote durante la peor de las tormentas, también necesitan seguir en el rumbo señalado.

A menudo tienen elevados ideales y firmes creencias que se ponen a prueba repetidamente. No es infrecuente que los menos evolucionados caigan en la tentación y abandonen todo aquello por lo que tanto habían luchado. Las pruebas y las tribulaciones a las que se ven sometidos todos estos individuos resultarán eficaces para fortalecer su carácter si ellos son capaces de superar los golpes de la vida con el corazón y el alma intactos. Nacer este día parece implicar un tipo personal de lucha por la supervivencia del más apto, en la que las teorías evolutivas rigen a nivel personal y que tiene lugar en la duración de una sola vida.

Muchos nacidos este día están dotados naturalmente de un gran talento, y algunos rayan la genialidad. Sin embargo, a la mayoría de ellos esto no les ayuda a un nivel personal. Sus relaciones interpersonales están a menudo revolucionadas, al igual que su vida profesional y social. Sin embargo, algunos de los más evolucionados pueden situarse por encima de todas las consideraciones personales y sociales en un intento por comprender lo universal. Pero sin la lucha que la vida les plantea, sus logros serían menos significativos.

Un tema central a este respecto es naturalmente la dicotomía predestinación-libre albedrío. ¿Deben los nacidos este día intentar tomar las riendas de su destino, o ceder y aceptar lo que éste les depara? La respuesta tal vez nunca llegue a estar clara, pero en términos generales hay que mantener un equilibrio entre la aceptación de lo que surge y los esfuerzos para influir en las circunstancias y mejorarlas. Observando atentamente las señales, los signos y los avisos, además de las pistas esperanzadoras, pueden permanecer atentos y en una posición adecuada para aprovechar las oportunidades en cuanto se presenten. La paciencia y la disciplina son la clave.

26 de Enero

Son personas enormemente polémicas, casi siempre atrevidas y agresivas. Su determinación por alcanzar sus metas parece a veces ilimitada, y su fe en sí mismos, infinita. Raramente o nunca se preocupan por quién o qué se interpone en su camino. Especialistas en atacar por sorpresa, suelen echar toda la carne en el asador cuando consideran que ha llegado el momento adecuado. Sin embargo, como estrategas raramente golpean a ciegas, sino que planean cuidadosamente sus campañas.

En muchas áreas de interés, las consideraciones morales no existen para los nacidos este día, y eso puede acarrearles problemas. Cuando actúan por su cuenta sin plantearse antes distintos puntos de vista, pueden desviarse mucho del sendero y despertar un gran antagonismo por parte de otras figuras poderosas o de la sociedad en conjunto. Cuando logran parecer más comprensivos, cálidos, humanitarios y amistosos, descubren que se tropiezan con menos oposición.

Como atacar intrépidamente es tan característico de su forma de comportarse, estos individuos deben tener cuidado para no hacer daño a otros, ni física ni psicológicamente. Como tienden a actuar rápida y decisivamente, suelen pillar a los demás por sorpresa. En consecuencia, los seres queridos tal vez no estén tranquilos o seguros en su presencia. A menos que ellos dejen más claras sus intenciones y expectativas, será difícil para sus amigos y su pareja empezar a interesarse por las motivaciones y necesidades más íntimas de los nacidos este día.

Las situaciones explosivas parecen atraer a los nacidos el 26 de enero, que tienen una intuición especial para saber dónde ocurren las cosas y rara vez pierden la oportunidad de estar en el centro de la acción. Dada su marcada tendencia a la extroversión, es importante que en algún momento de su vida hagan algo para conocerse mejor, adoptar una actitud más filosófica y establecer prioridades por encima de la búsqueda de emociones. Han de tener en cuenta que su desarrollo personal podría estancarse a menos que comiencen a interesarse por sus motivaciones y necesidades más profundas.

Cuando son padres, son una fuente de inspiración para sus hijos, y en general les gusta relacionarse con ellos a nivel físico y divertirse. Sin embargo, también pueden ser estrictamente autoritarios, incluso dictatoriales. Debido a que con frecuencia se rebelaron contra sus propios padres, es posible que fomenten inconscientemente la misma clase de oposición en sus hijos. Una vida familiar estable y una pareja amorosa y comprensiva pero firme obrará prodigios anclando a la realidad su energía y su impulsividad. Aprender a compartir, a transigir de una manera cotidiana y participar en actividades grupales son factores importantes para su desarrollo.

27 de Enero

Uno de los temas más destacados de los nacidos el 27 de enero es el del desarrollo precoz, ya que a menudo manifiestan poseer talento desde pequeños. No es infrecuente que su profesión esté relacionada con este tema, los jóvenes pueden intervenir de un modo u otro. A los nacidos este día suele importarles mucho lo nuevo y también mantenerse jóvenes.

Un problema asociado con el que a menudo se tropiezan estos individuos es el del desarrollo prematuro; evidentemente, uno de los mayores peligros durante la juventud es que sean explotados o empujados demasiado pronto. No es raro que sus proyectos avancen con demasiada rapidez, que sus ideas se manifiesten demasiado bruscamente o que sus asuntos económicos crezcan con demasiada precipitación.

Como los nacidos este día están predispuestos psicológicamente a tomar decisiones apresuradas, les resulta muy difícil mantener sus asuntos bajo control. También en las relaciones interpersonales pueden presionar demasiado a sus amigos y al objeto de sus impulsos románticos, creando así una situación incómoda, si bien emocionante, para la otra persona. Es típico de ellos hacer perder el equilibrio a los demás con una energía tumultuosa.

Por encima de todo, estos individuos deben aprender a tener paciencia y a discriminar. No todo su trabajo es de la mayor calidad, aunque es lo que esperan y creen firmemente que así es. A menos que presten mucha atención a las opiniones y reacciones de los demás, sufrirán decepciones y rechazo. Además, deben aprender no sólo qué pueden hacer, sino también quiénes son. Cultivar un enfoque realista de la vida es esencial si quieren tener éxito en el mundo.

Para ellos, tener satisfecha su faceta infantil puede ser un trabajo a dedicación completa por derecho propio. Se los puede acusar más de una vez en su vida de ser exageradamente entusiastas, inmaduros e incluso infantiles en sus actitudes emocionales. Todas las experiencias que ayudan a madurar —tener hijos, el relaciones fisico-amorosas conyugal, compartir las tareas y las responsabilidades domésticas, conservar un trabajo— son a la vez un reto y una oportunidad para crecer.

Si se quedan atascados en la fase infantil del desarrollo, se arriesgan a ser el eterno Peter Pan, es decir, a no crecer jamás. Por atractivo que pueda ser este papel, puede resultar muy insatisfactorio a partir de la mediana edad.

No es raro que los nacidos el 27 de enero experimenten crisis de madurez a los veintiocho, treinta y seis o cuarenta y dos años de edad, cuando se enfrentan a la cruda decisión de si desean aceptar las responsabilidades de los adultos o no. Semejante decisión sólo puede tomarla uno mismo y no puede forzarse. Los nacidos este día deben darse cuenta que mantenerse joven no tiene que estar reñido con madurar y fortalecer el propio carácter. Trabajar con jóvenes, iniciar nuevos proyectos y estudiar los procesos de aprendizaje y la creatividad les ayudará a satisfacer sus necesidades juveniles de una manera sana.

28 de Enero

Los nacidos el 28 de enero son capaces de logros extraordinarios. En la mayoría de los casos se trata de proezas físicas, para las que hay que superar grandes obstáculos a base de puros redaños y determinación. No obstante, el componente mental de los nacidos este día también es muy alto. Sin una fuerza de voluntad fuera de lo corriente que proporcione a sus actos la fuerza y la resolución necesarias, ni facultades muy conceptuales que los guíen, dichos logros físicos jamás se materializarían.

Los nacidos este día eligen sus desafíos e intereses de una manera muy individualista. Los más evolucionados son realistas respecto a su capacidad y por ello, aunque a otros les parezcan osados, incluso temerarios, nunca pierden el control de sí mismos. Los menos evolucionados no alcanzan el éxito por la razón opuesta: una valoración poco realista de su capacidad, sumada a una cohibición autodestructiva o una vanidad inherente a ellos.

La mayoría de estos individuos se conforma con quedarse en casa y leer sobre acontecimientos emocionantes o verlos por televisión, y de vez en cuando asistir a encuentros deportivos trepidantes, manifestaciones artísticas o acontecimientos culturales. Son los más afortunados, según ellos mismos, porque experimentan las emociones indirectamente sin correr los riesgos.

Sin embargo, inevitablemente, necesitarán considerarse figuras emocionantes en la realidad y a menudo se complicarán en asuntos para los que no están bien preparados. Les conviene mucho más servir de modelo inspirador a su familia, sus amigos y colegas, asumiendo la condición de héroe de la manera simple y decente como tratan sus asuntos cotidianos y el ocasional gran desafío que el destino coloca en su camino.

El tipo de personalidad más atrevida de los nacidos este día, estimulada por el deseo de realizar grandes hazañas, no es necesariamente histérica ni superficial. Estos individuos pueden ser, y normalmente son, también extremadamente prácticos, o de lo contrario no habrían sobrevivido. Rara vez o nunca intervienen en una situación sin haber sentado primero algún tipo de base sólida. Por medio del estudio descubren exactamente lo que se necesita para realizar el trabajo y luego simplemente lo hacen. Sin embargo, la naturaleza de sus conquistas suele requerir cierto grado de valor y osadía.

Gran parte de lo que interesa a estos individuos entra dentro de la categoría de «batir récords», e implica llegar «adonde ningún ser humano ha llegado jamás». Por eso nunca son tan felices como cuando abren nuevas sendas y superan obstáculos. Las diferencias, la individualidad, la realización y el honor son lo que más mella hace en ellos. Los verdaderos peligros son, naturalmente, perder el contacto con la realidad, esperar demasiado de sí mismos y acabar viendo la vida cotidiana como algo anodino y carente de encanto.

29 de Enero

Toman las armas para luchar por sus creencias, pero sólo en caso necesario. Tienen una gran fe en la capacidad de la razón y la comprensión humanas de imponerse en la mayoría de las situaciones, y por lo tanto intentan representarse las cosas de la mejor manera posible.

En términos generales, sólo son provocadores con el fin de que los demás reconozan lo que tienen entre manos, lo comenten y tomen sus propias decisiones. Rara vez o nunca son dictatoriales, y no disfrutan imponiendo por la fuerza sus ideas a la gente. Probablemente su mayor satisfacción sea vivir y trabajar en armonía con los demás, como miembros de un equipo.

Estos individuos, en su mayoría activos y productivos en la vida cotidiana, tienen una faceta acusadamente pasiva que subyace a su naturaleza y que exteriormente se manifiesta como receptividad y tolerancia de los puntos de vista ajenos. El reverso de esta actitud es que a menudo vacilan, posponen las decisiones cruciales y pierden el norte durante un tiempo. También son capaces de desempeñar durante años una profesión que en realidad no les gusta, en lugar de forzarse a buscar algo mejor.

En el fondo, tienen una gran necesidad de sentirse seguros que, por muy radicales o extremados que parezcan, sigue siendo una presencia dominante a lo largo de toda su vida.
La vida emocional de los nacidos este día es extraordinariamente compleja, quizá debido a que raramente se conforman con el estado de las cosas. Por ejemplo, si encuentran seguridad en una relación amorosa, pronto se aburrirán y desearán ser libres. Si viven solos, prefiriendo su libertad, añorarán la felicidad personal y la vida familiar que ven que otros tienen. Los más creativos quizás ansien durante años el reconocimiento público, pero al mismo tiempo consideren que el mercantilismo puede ser el beso de la muerte para sus inusuales empeños y asfixiante para su sentido de la fantasía y la imaginación.

Como ya se ha comentado, estos individuos son capaces de aceptar otros puntos de vista. No obstante, como casi nunca rechazan una opción de antemano sin haberla examinado, a veces les resulta difícil tomar decisiones duraderas. Su profunda comprensión del ser humano, uno de sus mayores dones, puede en última instancia propiciar actitudes ambivalentes que se convierten en un obstáculo para su éxito.

Sin embargo, es característico en ellos seguir adelante, luchando con el mismo denuedo contra sus dudas íntimas que contra las barreras de la sociedad. La clave de su éxito suele residir en construir una estructura de personalidad sólida, lo bastante dura para protegerlos y lo bastante realista para ayudarles a alcanzar sus metas.

30 de Enero

Han nacido para mandar. Tienen una personalidad dominadora y un gran talento para orientar, entretener, enseñar, explicar y en general dejar claras sus ideas a los demás. Casi siempre es esa capacidad de comunicarse lo que les otorga el poder de dirigir a su familia, negocios u organizaciones cívicas, y realmente son personas muy inspiradas.

Raramente tienen actitudes dictatoriales y suelen ser más felices que nunca cuando construyen algo desde la nada, plantándose en el primer nivel de las obras y dirigiendo el proceso desde la primera piedra. Cuando la vida les exige administrar estructuras ya existentes, su impulso es a menudo desguazarlo todo y empezar de nuevo desde el principio, a partir de lo cual imprimirán su inconfundible sello personal a la nueva versión.

Los nacidos este día se enorgullecen de su buen criterio. En consecuencia, cuando se produce una crisis se encuentran en su elemento. Puede considerarse que gran parte de su vida es una serie de preparativos necesarios para las decisivas actuaciones que se avecinan, los papeles que algún día asumirán. Consecuentemente, no reconocen el fracaso como nada más que un retraso temporal y en última instancia como una importante lección que aprender.

Estos individuos hasta cierto punto crueles no permiten que prácticamente nada se interponga en su camino, tan convencidos están de su rectitud moral. Por desgracia, parte de su conducta puede ser cuestionable, en particular cuando se contempla en retrospectiva o desde una posición menos ventajosa que la suya. No es habitual que a los nacidos el 30 de enero les preocupe su imagen, y a veces sacrifican sus principios éticos para salir de una situación espinosa oliendo a rosas (en lugar de a pescado).

Estos individuos tan persuasivos no descartan tergiversar la verdad para conseguir sus objetivos. Esto lo hacen con gran naturalidad, de un modo que no despierta sospechas indebidas. Sin embargo, entre bastidores pueden practicar un juego de piernas increíble para conservar su equilibrio social. La justificación de sus acciones es casi siempre que lo hacen por el bien de la persona, familia o grupo social implicados. Esto puede ser cierto en términos generales, pero es un poco falso en los casos en que sus verdaderas motivaciones son las propias ambiciones personales.

Son muy prácticos y astutos en el terreno económico, pero no tienen fama de mercenarios. De hecho a veces se los considera idealistas. Esta imagen les favorece en los temas comerciales, ya que despierta menos antagonismo y celos. Así, en éstas como en otras áreas importantes de la vida, juegan sus cartas sin descubrirlas antes de tiempo.

La confianza es vital para los nacidos el 30 de enero, ya que no pueden actuar sin ella. Deberían intentar ser dignos de esa confianza todo lo posible. Los demás los creen tan sinceramente que pueden sufrir terriblemente cuando la verdad resulta ser otra.

31 de Enero

Desean ser escuchados. También les gusta ser vistos y pueden ser profundamente infelices si se los mantiene alejados de los escenarios durante mucho tiempo. En efecto, ser apreciados y comprendidos por un reducido grupo de amigos íntimos es muy importante para su confianza y autoestima.

Los nacidos este día son muy sociables y se deprimen cuando se ven obligados a mantenerse ocultos. Pero si han sufrido emocionalmente o su imagen de sí mismos ha quedado deteriorada, pueden pasar una época verdaderamente mala que les exija aislarse. Por fortuna, se recobran con bastante rapidez y pronto están compartiendo de nuevo con el mundo su efervescente personalidad.

Debido a los aspectos más teatrales de su personalidad, algunos de estos individuos se encuentran con que los demás no les dan mucho crédito cuando ellos van claramente muy en serio. A menudo desean ser valorados no sólo por sus atributos visibles, sino también por el significado de sus palabras. Muchos abrigan el secreto deseo de que los consideren profundos, pero aun así siguen siendo para otros como un canto lírico con el que soñar o una primorosa flor que puede admirarse abiertamente.

Algunos de los nacidos este día intentan desesperadamente cambiar esta imagen siendo alternativamente duros, críticos, ingeniosos o filosóficos, pero nada funciona. A veces llegan al extremo de ser insultantes, y sin embargo siguen cayendo bien a los demás, que excusan su comportamiento y, claro, no ven ninguna profundidad en ellos.
Una razón por la que los atributos externos de los nacidos este día se convierten en el centro de atención es que son realmente atractivos. Al principio, esta atención puede resultar halagadora, pero en casos extremos se va degradando cuando los nacidos este día se sienten tratados como objetos atractivos y nada más.

De muchos de ellos, no es sólo el aspecto, el comportamiento o el buen gusto lo que atrae a los demás, sino la belleza de sus creaciones, ya sean hijos, productos comerciales, un talento cuidadosamente pulido u obras de gran creatividad. Aun así, a menudo se quedan con la idea de que en realidad nadie los aprecia por ellos mismos, por sus valores intrínsecos.
Los nacidos el 31 de enero que no aprecian del todo esta atención probablemente no encontrarán una solución sencilla al problema. Es posible que, por frustración, abandonen la actividad que más éxito les reporta y prueben otra cosa sólo por obtener una reacción más sentida de los que están a su alrededor.

Pero una solución mejor es tratar de no depender tanto de lo que piensan de ellos los demás y tener el valor de proyectar sus pensamientos y sentimientos más profundos de una manera coherente (en lugar de esporádicamente). Tomando la firme decisión de no amoldarse a las expectativas que los demás tienen de ellos, de un modo inteligente y deliberado, se granjearán todo el respeto que desean.

Si necesitas saber tu futuro, si tienes dudas, consulta con la tarotista y vidente más reconocida a nivel internacional. Y no olvides que siempre vas a hablar conmigo, que no te atenderá ningún gabinete. Doy a mis clientes trato exclusivo y alta videncia.

Isabel Silva 938184157

806516550

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *